¿Por qué los niños fracasan en la escuela?
La escuela no hace más que reproducir la segregación que ya existe en la sociedad capitalista.
Geider Merino
Autor Geider Merino Sep 18, 2019 Sociedad
article image

Generalmente, cuando se habla de fracaso escolar, se hace referencia a aquellos alumnos que no lograron alcanzar los objetivos académicos para su nivel escolar. Es decir, los niños que no superaron los exámenes o trabajos prácticos de forma satisfactoria, o al nivel mínimo para recibir una nota por parte de los docentes que acredite los aprendizajes mínimos de cada asignatura, necesarios para avanzar al siguiente año académico.

Ricardo Baquero, un psicopedagogo argentino especializado en Psicología Educacional, editó un libro llamado “Lo habitual del fracaso o el fracaso de la habitual”. En su obra, plantea que los intentos políticos e institucionales de abordar el problema del fracaso escolar no tienen efectos positivos en los alumnos, ya que abordan el problema como unicausal. ¿Qué significa esto? Que intentan encontrar “la falla” o el origen del problema en lo particular (el alumno, su familia, los docentes, la institución) y no en lo general (estrategias de trabajo obsoletas, recursos ineficientes, marginalidad en los alumnos, limitación en la capacitación de los profesionales educadores).

 dsfdf

Influencias políticas y sociales del fracaso escolar

En el modelo clásico, la escuela intentó ser una institución complementaria a la familia, donde los individuos puedan internalizar los mecanismos de socialización (formas de relacionarse con los pares, esquemas de conducta exitosos para lograr sus objetivos en una vida en sociedad) y los saberes que consideraba necesarios para lograr mano de obra que necesitaban las ciudades o los campos.

En la actualidad, la escuela pasó a ser un instrumento de igualdad, que tiene como fin poder brindar las mismas posibilidades a todos los individuos, sin importar su status o clase social.

Lamentablemente para los sectores bajos en la escala social, se demostró que la escuela no hace más que reproducir la segregación que ya existe en la sociedad capitalista. Esto quiere decir que los menos favorecidos en lo social, cultural y económico de una sociedad, son los que, por lo general, registran menor permanencia en el sistema escolar (por lo tanto, son los que la abandonan más rápidamente). En cambio, las instituciones privadas, que albergan estudiantes de clases sociales más favorecidas, presentan un número mucho mayor de permanencia escolar (más alumnos que inician y finalizan sus estudios).

La segregación de la sociedad capitalista puede visibilizarse a través de ciertos mecanismos como:

  • Bajas expectativas por parte de la institución: la naturalización del bajo rendimiento por el solo hecho de pertenecer a una familia con bajos recursos.
  • Familias que necesitan de la fuerza de trabajo de sus hijos (en especial en zonas rurales, donde los jóvenes se forman en el trabajo familiar).
  • Evaluaciones basadas en criterios estadísticos que desatienden lo individual.

Estos conceptos pueden ampliarse a través de las conclusiones de estudios de este tipo.

¿Qué se puede hacer frente al fracaso escolar?

Si consideramos que el fracaso escolar es un problema multicausal, que tiene orígenes en las políticas sociales y educativas de un país, donde la pobreza, el desempleo y la desprotección de los sectores más bajos desembocan inevitablemente en niños y jóvenes que fracasan en su formación escolar, sumado a que las instituciones educativas implementan estrategias de trabajo antiguas que no tienen éxito en las generaciones actuales, no poseen los recursos necesarios y existe una deficitaria formación docente. ¿Qué puede hacer el psicólogo educativo desde su espacio, ya sea dentro de la institución educativa o por fuera?

qqwwq

En primer lugar, deberá tener una visión general del problema y no particular. Esto es, no buscar fallas en el niño, en su familia o en la institución, sino en todas ellas a la vez. En segundo lugar, tiene que ser consciente que, desde el lugar que ocupa, tampoco puede solucionar problemas estructurales en la política y la educación de un país, por lo que, a la vez, solo podrá ocuparse de lo particular. ¿Esto no es una contradicción? No lo es, ya que le permite al psicólogo tener expectativas reales en los objetivos que se plantee en su intervención, ya sea en el niño con dificultades y su familia, o en la institución (si es que pertenece a ella, formando parte de un gabinete psicológico o como consultor externo).

Generalmente, se acude al psicólogo educacional ante casos concretos de niños que no logran los objetivos planteados institucionalmente. Será trabajo del profesional hacer una evaluación del sujeto que incluya sus características particulares y su situación social y familiar, para plantear objetivos reales alcanzables para el niño.

En el caso que el psicólogo forme parte de la institución educativa, podrá analizar los instrumentos pedagógicos que empleen los docentes y evaluar si son los correctos para la población a la que se dirige, ya que estos varían de acuerdo a la edad y la situación social.

Plantear que la forma de comunicar los contenidos teóricos está condicionado por la situación social de los alumnos puede ser visto como una forma de perpetuar y colaborar con las expectativas bajas de esta población, pero diversos estudios probaron que los jóvenes en situación de vulnerabilidad, por ejemplo, tienen menos desarrollado el pensamiento abstracto, por lo que responden mejor a situaciones concretas (por ejemplo, en matemáticas, responden mejor a situaciones donde se ejemplifique el problema con una situación cotidiana donde se identifiquen).

Concluyendo, a pesar que el problema del fracaso escolar o el bajo rendimiento de los alumnos tiene que ver con causas externas al aula y a la propia institución escolar, los profesionales involucrados como docentes, directivos, psicólogos y psicopedagogos pueden apelar a herramientas de trabajo (con los alumnos, sus familias y la institución) que sirvan como “parche” ante la situación, que únicamente podría ser solucionada de forma definitiva con políticas educativas y sociales que impliquen inclusión para los sectores más desprotegidos.

 

Fuentes digitales:

https://es.scribd.com/document/92119659/Baquero-Lo-Habitual-Del-Fracaso-o-El-Fracaso-de-Lo-Habitual

http://digibug.ugr.es/bitstream/handle/10481/7169/rev133ed.pdf?sequence=1&isAllowed=y

https://www.redalyc.org/pdf/2931/293152876002.pdf

 

Otros artículos
¿Amor o admiración?
149 Mar 19, 2019
Lo que podrías hacer si no puedes dormir
148 Jun 17, 2019