Registrarse
close
No te enredes, ¡sácale el jugo a tus redes!
Nunca olvidemos que del otro lado de nuestra pantalla hay otro ser humano.
Mariposa Cósmica
Autor Mariposa Cósmica Sep 13, 2019 Sociedad
article image

Poder expresar ante un público voluminoso nuestra opinión sobre cualquier tema, no siempre fue posible. Durante muchos años la mayoría de la humanidad estuvo resignada a la invisibilidad y la admiración secreta hacia los grandes personajes, asumiendo con callada frustración que quienes tenían voz pública y despliegue social, eran solamente las figuras destacadas por los medios. Políticos, estrellas de la industria del entretenimiento y demás miembros de la farándula internacional eran, por tanto, las únicas personas cuyas opiniones, triunfos, actuaciones y pensamientos eran difundidos ante el resto de la sociedad. Pero, con la llegada del internet1 y posteriormente de las redes sociales como espacio comunitario de trasmisión de pensamiento, el panorama cambió drásticamente.

 56444-min

La internet entendida como herramienta desarrollada para facilitar, en términos generales, la calidad de vida de la humanidad, llegó para eliminar las enormes fronteras que por tanto tiempo afectaron las comunicaciones, haciendo posible el acceso a todo tipo de información de manera masiva e inmediata, y  permitiendo la transmisión de opiniones personales o colectivas a sectores cada vez más amplios.

 

En la actualidad sólo hace falta contar con un equipo, bien sea un dispositivo móvil o un computador con acceso a internet, para llevar nuestras ideas de una pantalla a cualquier rincón del mundo. Dicha posibilidad ha trasformado a los internautas de receptores a generadores y trasmisores de contenidos, haciendo de las redes de comunicación poderosas plataformas de mercadeo, activismo, difusión y autogestión.

 

Pero como cualquier otra herramienta, el uso incorrecto e irresponsable del internet puede acarrear un gran número de complicaciones2 tanto para sus adeptos como para sus detractores. Para evitar que esto suceda y hacer de nuestra navegación por las redes una experiencia placentera, recomendamos poner en práctica los siguientes consejos:

 

 

  1. Lenguaje afable, relaciones saludables:

 

Basta con echar un vistazo a los temas que cada día generan controversia en las redes, para notar que de los debates constructivos que esperaríamos encontrar queda ya muy poco. Cada suceso o tema, por trivial que parezca, corre el riesgo de ser el detonante de acaloradas discusiones, tratos peyorativos, burlas, insultos y demás manifestaciones de un pensamiento pobre, que en lugar de enriquecerse con los argumentos propios del civismo, se sustenta con los impulsos instintivos de la brusquedad y el ruido.

 

No se trata de callar nuestras opiniones sino de saber expresarlas. Nunca olvidemos que del otro lado de nuestra pantalla hay otro ser humano que merece ser tratado con consideración y respeto, y que tal y como lo indica el conocido proverbio del mítico filósofo chino, Lao Tzu: “La suavidad supera la dureza”.

 

La cordialidad y la prudencia harán de tu entorno virtual un lugar plácido.

 41-social-b

 

  1. Comunicación asertiva, transmisión efectiva:

 

Al formar parte de una comunidad virtual, tenemos la enorme responsabilidad de revisar con especial cuidado la manera en qué nos expresamos y los ideales que propulsamos o reprobamos.

 

¿Quién no se ha visto envuelto en un molesto mal entendido a causa de una publicación que no fue asumida de la manera esperada? Una vez realizamos una acción visible en una red social, somos objeto de una rápida evaluación pública que determina si esta resultó ser o no aceptable, según los diversos criterios de nuestro círculo de contactos.

 

Lo anterior resulta ser un importante filtro para los contenidos que publicamos, ya que nos evita en muchos casos hacer publicaciones que puedan provocar el repudio social. Pero este no siempre resulta ser el medidor correcto para establecer lo impreciso o inadecuado de los contenidos que difundimos, puesto que como sociedad, muchas veces validamos o justificamos comportamientos prejuiciosos y violentos3, sin dimensionar su magnitud.

 

La violencia no sólo está mal cuando nos afecta directamente. La pasividad frente a acciones nocivas nos convierte en los cómplices pasivos de su mal.

 

 La coherencia y la sensatez harán que tus espacios de participación sean agradables.

 

  1. Información confiable, opinión estimable:

 

Que una información esté publicada en internet, no la hace verídica. Existen cientos de sitios web dentro y fuera de las redes sociales, dedicados al terrible oficio de distorsionar la realidad para causar conmociones y provocar enfrentamientos obtusos entre sus receptores. Muchos documentos falsos4, replicados incluso por personas incautas, rondan a diario por los medios de comunicación, tanto virtuales como tradicionales.

 4984949-min

Es indispensable cerciorarnos muy bien acerca de la veracidad de las fuentes que consultamos e investigar minuciosamente en distintos medios informativos, preferiblemente opuestos entre sí, antes de emitir juicios apresurados que sólo evidenciarán nuestra ignorancia y seguirán agrandando la cadena de desinformación colectiva. Escuchar todos los puntos de vista nos permitirá tener la visión panorámica que necesitamos para construir un criterio propio.

 

La argumentación de ideas estructuradas sobre datos veraces, hará que tu retórica sea contundente.

 

 

  1. Contenidos nutritivos, pasatiempo productivo:

 

Las redes nos ofrecen la posibilidad de seleccionar el tipo de contenido que queremos consumir durante nuestra navegación. Existen páginas, grupos y cuentas a las que podemos suscribirnos para recibir información específica sobre una inmensa variedad de temas que nos pueden llegar a ser de gran utilidad.

 

La afiliación de este tipo de suscripciones, además de ser gratuita y dinámica, nos permitirá tener acceso a publicaciones determinadas, según sea nuestra área de conocimiento, aficiones y demás temas de interés.

 

Seleccionemos muy bien nuestros contactos, porque ellos serán quienes preparen el menú informático que consumiremos cada día.

 

Los buenos hábitos de consumo harán que el tiempo que pasas en las redes, sea edificante.

 

 

  1. Intervenciones oportunas, objeción ninguna:

 

Con el acceso libre y generalizado al poder de la trasmisión de ideas, iniciaron también numerosos conflictos. Nos convertimos en pequeños dictadores de la red, decidiendo cómo y cuándo demeritar, subestimar o menospreciar a quien se cruce por nuestro camino.

 gde-rabotat

Predomina hoy día la sensación de que todo mundo se atribuye a sí mismo el derecho imponente de opinar y entrometerse5. No importa mucho el tema que se esté abordando o si se trata de un asunto que, simplemente, no nos compete; aun cuando no tenemos mayor información al respecto creemos que sin nuestra valiosísima opinión, el mundo estaría perdido.

 

La discreción y la deferencia6 harán de ti un contacto deseable.

 

 

  1. Formación digital, estrategia empresarial:

 

Aprovechemos los beneficios que las grandes empresas nos brindan a través de las redes sociales. Existe una amplia gama de ofertas en cursos gratuitos certificados sobre todo lo relacionado con el mercado digital7, en donde podemos estructurar nuestro propio ritmo de aprendizaje.

 

Promociones, patrocinios8 y todo tipo de ayuda para propulsar nuestros niveles contables, están a nuestra disposición por el hecho de estar vinculados a la red. Pero, como nos advierten muchos de los refranes de sabiduría popular, debemos ser en extremo precavidos en todo lo que concierne a la recolección de datos, recaudos monetarios y demás elementos que puedan convertirnos en presas fáciles de delincuentes cibernéticos.

 

Es de vital importancia buscar asesorías de calidad previo a cualquier tipo de procedimiento publicitario o financiero, además de elegir cuidadosamente las alianzas que se realizarán para llevar a cabo este tipo de procesos.

 

Las inversiones inteligentes harán que tu negocio sea más rentable.

 imgonline-com-ua-Resize-cJOyX2HEaRIUiQn

  1. Respiración pausada, acciones acertadas:

 

Es natural querer compartir con las personas que nos rodean todo aquello que nos conmueve, pero como bien sabemos, todo en exceso resulta ser perjudicial. Si sobresaturamos nuestras redes compartiendo todo lo que nos impacta, terminaremos hostigando a nuestros contactos con publicaciones que por su abundancia, perderán la relevancia.

 

Evitemos conducirnos irreflexivamente en los espacios virtuales, previniendo así que la impulsividad y la emotividad gobiernen nuestro comportamiento.

 

La concisión y la sencillez harán que tu perfil siempre resulte interesante.

 

 

  1. Agenda programada, entretención garantizada:

 

Estemos siempre atentos en cualquier momento de nuestra navegación, porque podemos encontrar ofertas variadas en programación de eventos públicos que pueden llegar a interesarnos.

 

Podemos asistir a ellos presencialmente si queremos salir de la rutina y disfrutar de otro tipo de espacios. Exposiciones, talleres, conciertos y demás encuentros que nos permitirán hablar y escuchar nuevas voces, aprender nuevas cosas y gozar de nuevas vivencias; además de generar conexiones en el mundo real que nutrirán el mundo virtual.

 

La participación en espacios compartidos hará de tu paso por las redes una experiencia inolvidable.

imgonline-com-ua-Resize-tvkkhAbvHP7vDyP

  1. Límites precisos, necesario compromiso

 

De manera sorpresiva, la aparición de los portales virtuales de comunicación estructuró una generación de individuos que, paradójicamente, no sabe comunicarse9. Contrario a lo que se esperaba lograr con la conexión permanente de personas de todo el planeta, a través de la red, la soledad y la apatía comenzaron su terrible reinado cuando el uso desmedido de estas herramientas terminó por atrofiar las habilidades innatas que suplía.

 

Aunque la conexión global a la que podemos acceder gracias a las medios virtuales, representa en definitiva un tremendo avance para nuestras sociedades; el abuso que como individuos le estamos dando, está deteriorando la calidad de nuestras relaciones.

 

En nuestras manos está fortalecer los vínculos reales con quienes nos rodean en el mundo tangible, es decir, el que encontramos fuera de las plataformas. Porque a pesar de ser estimulante contar con la existencia de cientos de amigos virtuales, las amistades reales son aquellas con las que podemos fundirnos en un fuerte abrazo.

 

La autorregulación y el uso controlado de las herramientas virtuales, harán de nuestro espacio real y físico un lugar verdaderamente acogedor.

 

 

 

REFERENCIAS

 

 

  1. Computación Aplicada al Desarrollo S.A. de C.V., Historia del Internet. http://www.cad.com.mx/historia_del_internet.htm
  2. Universidad del País Vasco Revista española de Drogodependencias. Factores de riesgo y factores de protección en la adicción a las nuevas tecnologías y redes sociales en jóvenes y adolescentes, Enrique Echeburúa Odriozola. 2.012.
  3. Universidad de Chile, Instituto de la Comunicación e Imagen. Implicaciones del Uso de las Redes Sociales en el Aumento de la Violencia de Género en Adolecentes, María Ángeles Blanco Ruiz. 2.014.
  4. Entrepreneur, Foro económico mundial. Alana Moceri, Cómo distinguir las noticias falsas en redes sociales.

https://www.entrepreneur.com/article/292342

  1. Mentes curiosas, El poder de impertinencia en las redes sociales.

https://mentescuriosas.es/impertinencia-redes-sociales/

  1. Deferencia: f. Adhesión al dictamen o proceder ajeno, por respeto o por excesiva moderación. f. Muestra de respeto o de cortesía. f. Conducta condescendiente. Real Academia de la lengua Española, RAE.
  2. El tiempo, Blogs, Los mejores cursos gratuitos de marketing digital, Ricardo Fraile Rojas.

http://blogs.eltiempo.com/riclargo/2017/12/14/los-mejores-cursos-gratuitos-marketing-digital/

  1. Servicio publicitario de adsense que propone Google a todos los creadores de contenido digital, de acuerdo al seguimiento estadístico del flujo de visitantes.
  2. Universidad del País Vasco, Unidad de Psicología. Adicción a las nuevas tecnologías y las redes sociales en jóvenes: un nuevo reto. 2.010.
Otros artículos
¿Se puede vivir sin amor?
211 Apr 22, 2019
Celos y envidias laborales
223 Apr 5, 2019