¿Soy fóbico?
Si me subo a ese ascensor, se va a caer y me voy a morir.
Geider Merino
Autor Geider Merino Aug 31, 2019 Sociedad

¿Cómo reconocer y diferenciar si sufres de miedo o de fobia?

Desde los inicios de la psicología, las fobias fueron un importante objeto de estudio. Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, las consideró formas neuróticas y atribuía su formación a represiones de libido que se transforman en angustia y quedan ligadas a un peligro exterior.

a un peligro exterior.

Actualmente, en los manuales diagnósticos, las fobias forman parte del grupo de trastornos de ansiedad y se las define como “miedo u odio irracional y desproporcionado hacia objetos o situaciones concretas”. En el caso del miedo podemos encontrarlo dirigido hacia animales, insectos, lugares cerrados, exposiciones públicas (aracnofobia – miedo a las arañas; claustrofobia – miedo a los espacios cerrados) y, cuando se trata de sentimientos de odio, hacia grupos humanos (xenofobia – odio a extranjeros). Para una mayor explicación, puedes consultar el Manual de Diagnóstico DSM IV en este link.

a las arañas, soy fóbico

¿Esto quiere decir que, si tengo miedo a las arañas, soy fóbico? Absolutamente no. En el lenguaje popular este concepto, como también ocurre con términos con bipolaridad o angustia, perdió “carácter clínico” y se usa de forma cotidiana para expresar sentimientos que no abarcan la complejidad de lo que significa realmente padecer este trastorno. Las personas que sufren, por ejemplo, fobia a un animal, no pueden estar cerca de ellos bajo ninguna circunstancia. Verlos (o solamente creer que están cerca) les genera ansiedad, palpitaciones, sudoración y, en casos más extremos, ataques de pánico.

ataques de pánico.

Las fobias son los trastornos psiquiátricos más comunes. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) una de cada 23 personas padece una fobia. Más específicamente, datos oficiales indican que un 14% de mujeres y un 4% de hombres del planeta padecen una fobia.

 

 

¿Cuáles son los síntomas e indicadores de una fobia?

Como se señaló anteriormente, que no te gusten los perros o les tengas miedo a las ratas no te hace poseedor de una fobia.

Para diagnosticar correctamente una fobia, el temor u odio excesivo e irracional que siente una persona por ese objeto o situación debe ser lo suficientemente severo para interferir y deteriorar las áreas laborales, sociales, personales o familiares del sujeto. Por ejemplo, no poder trabajar en una oficina o en un consultorio estrecho o sin ventanas por sufrir claustrofobia, no poder salir al parque por temor a cruzar un perro por padecer cinofobia, etc. Los primeros síntomas suelen aparecer en edades tempranas y, si no se tratan o desaparecen en la adolescencia, suelen perdurar por toda la vida.

por toda la vida.

La persona fóbica que se encuentra con el objeto temido/odiado o anticipa su encuentro con él, experimenta una serie de síntomas corporales y emocionales como:

  • Asco y náuseas
  • Palpitaciones
  • Temblores u hormigueos en extremidades
  • Sudoración excesiva
  • Mareos 
  • Inquietud y elevada ansiedad
  • Conductas de huida o escape
  • Miedo a morirse

 Miedo a morirse

¿Cómo se tratan las fobias?

Para la psicología cognitiva conductual, las fobias específicas se establecen por condicionamiento (la persona asocia un estímulo negativo al objeto temido u odiado) y se mantienen por conductas de evitación o información errónea (creencias basadas en distorsiones cognitivas). Además, estos síntomas pueden dividirse en 3 tipos:

  • Fisiológico: son los síntomas físicos que experimenta la persona al ver o prever el encuentro con el objeto. Pueden ser taquicardias, aumento de presión arterial, sudoración, etc.
  • Mental: pensamientos o expectativas catastróficas que desatan la ansiedad (“Esa araña me va a matar”; “Si me subo a ese ascensor, se va a caer y me voy a morir”).
  • Conductual: comportamientos de huida o de búsqueda de seguridad que funcionan como agente de mantenimiento de las creencias irracionales, que a la vez alimentan la fobia.

En el trabajo clínico que realiza el psicólogo o terapeuta, es importante detectar las distorsiones cognitivas e intentar racionalizarlas, ya que estos pensamientos catastróficos alimentan los síntomas que generan ansiedad en las personas. Por ejemplo, en el caso de las fobias a los aviones, el terapeuta habla con el paciente acerca de las probabilidades de sufrir un accidente de avión, de las estadísticas de accidentes aéreos en su país o el mundo, entre otras técnicas que puedan surgir de su imaginación o del estudio de casos anteriores. Esto parece muy sencillo y hasta lógico, pero estos razonamientos están muy arraigados la mente del fóbico, por lo que demandan un trabajo importante poder deshacerse de ellos.

importante poder deshacerse de ellos.

Para trabajar específicamente sobre el objeto temido u odiado, la técnica clínica más conocida y efectiva es la llamada “exposición”. La misma consiste en habituar el paciente al estímulo para que pueda perderle miedo, y así disminuir los síntomas que este le genera. La exposición es un proceso gradual, con objetivos a corto plazo que se van estableciendo de acuerdo a la voluntad del paciente de superar la fobia, y de la gravedad de la misma. No se puede tirarle una cucaracha encima a una persona que sufre ataques de pánico al ver una. En los casos más graves, la exposición es mental y guiada por el terapeuta. Cuando la evolución es notoria, se avanza a exposiciones cortas y controladas “en vivo”. Siguiendo con el ejemplo de la cucaracha, puede llevarse una y dejarla en la habitación de al lado (o al menos decirle eso al paciente). Cada vez que el sujeto demuestre una disminución de los síntomas y deseos de continuar la exposición, se aumentará de forma gradual la complejidad de la misma, hasta lograr la remisión o reducción máxima de los síntomas.

 

Conclusiones

Conclusiones

En resumen, que no te guste un animal u objeto, o ciertas situaciones te generan estrés, miedo o ansiedad, no quiere decir que sufras una fobia. Los requisitos para considerar que una persona sufre una fobia es que presente varios de los síntomas anteriormente descritos y esta situación de fobia afecte a la persona en ciertos aspectos de su vida. Por último, las únicas personas capacitadas para diagnosticar (y tratar) una fobia son los profesionales de la salud mental: psicólogos, psiquiatras, terapeutas, entre otros.

 

Fuentes:

https://www.msdmanuals.com/es-ar/hogar/trastornos-de-la-salud-mental/ansiedad-y-trastornos-relacionados-con-el-estr%C3%A9s/fobias-espec%C3%ADficas

https://www.dsm-iv.org.es/indice-del-manual/70107-criterios-para-el-diagnostico-de-f4002-fobia-especifica-30029.html

https://www.uv.es/marverjo/Textos/Angustia%20en%20Freud.htm

https://www.cop.es/colegiados/PV00520/fobias2.pdf

Otros artículos
Escribir nuestras vivencias en un diario
99 Jun 3, 2019
Resultados del torneo AveHum
1022 May 20, 2019