El valor de la verdad
Por muy dolorosa que llegue a ser una verdad, la mentira es solo un velo que nos hace ser ciegos e ignorantes.
Varenka Oviedo
Autor Varenka Oviedo Jun 22, 2019 Sociedad

Todos hemos mentido alguna vez en nuestra vida, quizás para salir de un apuro, para obtener algún beneficio o por simple capricho, y es que las mentiras se han vuelto parte de la vida. Pero a pesar de que las mentiras se han vuelto algo normal en nuestra sociedad, se sabe que mentir, decir verdades a medias u ocultar la verdad puede socavar la confianza que otras personas pueden tenernos. Y es que por naturaleza valoramos mucho que nos digan la verdad, ya que la verdad nos permite saber a fondo lo que nos interesa conocer, nos permite saber todos los detalles sobre una situación y saber cómo nos afecta. Sin embargo, decir la verdad no siempre es fácil, de hecho, decir la verdad implica reconocer nuestros errores, nuestros malos momentos e incluso nuestros fracasos.

 

Ahora bien, decir la verdad muchas veces puede traernos problemas, el psicólogo y criminólogo Jaime Gutiérrez, perteneciente al Colegio Oficial de Psicólogos de Castilla y León, afirma: "En ocasiones decir la verdad, puede ser contraproducente", por lo que ser honesto a veces no resulta tan bueno como se espera. Existen tres formas para que decir la verdad no sea desagradable o hiriente:

 

Expresarse de manera positiva al hablar: Es bueno evaluarnos y meditar en nuestras intenciones al momento de decir una verdad, ya que quizás nos veamos motivados por el deseo de construir o por el contrario queremos hacer de una verdad un arma para incomodar o para hacer sentir mal.

 

Saber escuchar: Si somos capaces de ventilar una verdad incómoda que pueda llegar a herir susceptibilidades, también debemos ser capaces de escuchar con atención la reacción de esta. Escuchar de buena gana tiene buenas consecuencias para todos los involucrados.

 

Ser claro: La mejor manera de comunicar una verdad es de manera serena y clara. Darle muchas vueltas al asunto solo demuestra que se quiere engañar o manipular la situación. También es muy bueno elegir las palabras adecuadas para que el mensaje sea claro y conciso.

 

A pesar de que decir la verdad no es algo fácil, siempre es de beneficio, no solo para nosotros, sino para las personas que se encuentran a nuestro alrededor; nos trae recompensas como la confianza de las personas y la honestidad interna, logros que nos llevan a un crecimiento personal y profesional.

 

Otro beneficio de valorar la sinceridad, es que nos permite conocer quién se acerca a nosotros, identificando así quién está con nosotros por nuestra apariencia, posición social o dinero, y quién está con nosotros por nuestros valores y principios, y esto nos ayuda a cerrar páginas en nuestro libro de la vida con personas que no aportaban nada a nuestra felicidad.

 

Claro, es imposible decir siempre la verdad, pero siempre que nuestro objetivo sea sacar a relucir nuestros buenos valores y principios, la verdad formará parte de nuestra vida y nos ayudará a tener la dicha de ser rodeados por personas que nos aprecien por lo que somos por dentro. Y también disfrutaremos de una buena conciencia, ya que por muy dolorosa que llegue a ser una verdad, la mentira es solo un velo que nos hace ser ciegos e ignorantes.

 

¡Sigamos valorando la verdad! Y dejemos que la mentira pase a un segundo plano en la sociedad.

0 1
Dec 31, 1969
Otros artículos