Los beneficios de hablar solo
A partir de esta afirmación podemos comprender que el lenguaje estimula la percepción en nuestro día a día…

La mayoría de las personas suelen pensar que si te ven hablando solo, probablemente te estás volviendo loco o ya eres un loco de remate, es por esta razón que cunado habitualmente lo hacemos, nos aseguramos de que nadie nos esté observando. Sin embargo, pareciera que esta práctica estimulara el cerebro, aumentando incluso la concentración en las tareas o problemas que afrontemos. Todas estas son las conclusiones a las que llegaron en un estudio publicado en Quarterly Journal of Experimental Psychology.

Este estudio previamente mencionado se desarrolló por parte de las Universidades de Wisconsin y Pennsylvania en los Estados Unidos, donde los científicos realizaron un estudio con 20 voluntarios a los que estando en una habitación encerrados, les pidieron que encontraran diferentes objetos que se encontraban ocultos en la habitación, como por ejemplo martillo, libro, botella, cubo, etc. Durante la observación de formas, estilos y comportamientos de cada participante, los investigadores lograron determinar que aquellos que repetían en voz alta el nombre del objeto mientras hacían la tarea de búsqueda lograban encontrar toda la lista de objetos, que se le habían impuesto como tarea, en tiempo mucho menor que los demás participantes.

La justificación de este comportamiento se basa en que ya al conocer cómo es el objeto que deseamos encontrar, el repetir su nombre de forma tal que lo podamos escuchar con nuestros oídos estimulará a nuestro cerebro a reactivar visualmente esta información, lo cual facilita su búsqueda. A partir de esta afirmación podemos comprender que el lenguaje estimula la percepción en nuestro día a día, haciendo que las personas puedan focalizar toda su atención en las tareas que vayan a realizar. Adicional a este estudio, algunas otras investigaciones han encontrado la relación entre como los niños al repetir en voz alta las tareas o actividades a realizar, logran que estas se aprendan con mayor eficacia.

Para poder entonces comprender qué sucede en nuestro cerebro cuando hablamos solos en voz alta, los investigadores pretenden obtener o usar imágenes por escáneres a la vez que realizan esta clase de estudios para determinar cuáles son las partes del cerebro que se activan durante todo este proceso, de lo cual entonces, podemos hablar solos sin miedo de lo que los demás podrían pensar, pues naturalmente ellos no conocen los beneficios de esta técnica.

0 1
Dec 31, 1969
Otros artículos